El Autogiro Cap-10 Arranque del del motor

Home  >>  El mundo de la aviación  >>  El Autogiro Cap-10 Arranque del del motor

El Autogiro Cap-10 Arranque del del motor

arranque-autogiroEl Autogiro Cap-10 Arranque del del motor

Tres maneras diferentes, son utilizadas en función del tipo de motor empleado y de los accesorios de arranque de los cuales está provisto.

1º) Lanzamiento manual de la hélice.-

Es la fórmula utilizada para el arranque de motores de 4 tiempos como los Vw y los MAC CULLOCH, que no están provistos de reductores. Cuando el motor, está bien ajustado, esto no ofrece el menor problema, excepto el peligro potencial, que representa una hélice, que acelera repentinamente, cuando los dedos están a solo unos milímetros de las palas.

La utilización de una hélice, de tres o de cuatro palas, aumenta aún más los riesgos, debido a la poca separación, que existe entre palas. Además, la hélice debe estar correctamente ajustada para que el inicio del movimiento manual empiece, cuando está en la parte superior de su carrera descendente.

Efectivamente, dado que la hélice, está montada directamente sobre el cigüeñal, una rotación completa de la misma, equivale, a una vuelta del motor, es decir, una ida y vuelta del pistón dentro del cilindro. Para el arranque, la hélice recorre menos de media vuelta, lo que limita de igual manera, la carrera del pistón.

Posicionamos éste al final del ciclo “compresión” girando la hélice con cuidado y la lanzamos secamente, hacia abajo con el plano de los dedos y no cogiéndola a plena mano. Ya que en caso de retroceso brusco de la pala, debido a un defecto, de calado de la hélice o, del encendido, el recuerdo dejado en todo el brazo será doloroso durante un buen momento.

2º) El lanzador manual.

Es copia conforme de los montados en los cortacéspedes. Se trata de un cordel, enrollado alrededor de un cilindro y provisto de una empuñadura. Un sistema de recogida con muelle, permite rebobinar el cordel automáticamente, sobre el carrete, cuando el piloto, lo ha utilizado. En el momento de la adaptación del motor sobre el autogiro, una guía del cordel de tracción, es instalada, por medio de poleas, colocando la empuñadura, accesible desde el puesto de pilotaje en caso de necesidad de arranque del motor en vuelo.

El lanzador manual, debido a su escaso peso, no es un hándicap para el autogiro. Su manejo es muy sencillo, fiable y facilita mucho la puesta en marcha del motor. Una sola tracción, es suficiente, para impulsar éste varias vueltas seguidas en rotación y si lo preconizado por el constructor es cierto el motor arranca inmediatamente.

Normalmente, está previsto inyectar carburante, (con bomba de mano o, con la eléctrica), poner el estárter, darle movimiento al motor sin contacto y, establecer el contacto seguidamente. Después del arranque, quitar el estárter y dejar calentar el motor a unas 2.200 RPM.

Las inyecciones y el braceado, antes del arranque, tienen como objetivo llenar los cilindros de carburante, por lo tanto, también aceite, lo que lubrifica las piezas móbiles del motor, desde su puesta en marcha, lo que asegura su longevidad. Pero cuando el motor está caliente, todo eso no es necesario.

Un poco de aceleración, contacto, lanzador y el arranque es inmediato.

Los incidentes de funcionamiento del lanzador pueden ser dos: Rotura del cordel o, del muelle de recogida. Hay que desmontar el lanzador y proceder a su reparación conforme con las instrucciones del manual. (Para información, R0TAX suministra el cordel pero no el muelle). En los dos casos, es conveniente tensar correctamente, el muelle de recogida, para que no esté sometido, a una tensión permanente, demasiado importante, que impida el buen desenrollado del cordel. Así mismo, si su acción, es insuficiente, el cordel no se enrolla a fondo y la empuñadura- se queda colgando con el posible riesgo de engancharse en la hélice.

arranque-autogiro-2

3º) El arranque eléctrico.

Este accesorio, unido frecuentemente, a una bomba de carburante,(booster) también eléctrica, aporta una comodidad indiscutible al piloto para la puesta en marcha del motor ya que ésta se realiza sin ningún esfuerzo. El procedimiento, con el motor en frío es el mismo que para un avión, o sea:

Contacto a la batería, bomba de carburante, sobre marcha, inyección, con el acelerador, braceado con el acelerador y contacto de encendido. En este caso el estárter no tiene razón de ser ya que la bomba alimenta el motor antes de su puesta en marcha. Después del arranque, cortar la bomba y, dejar calentar el motor.

Para la puesta en marcha del motor caliente, las inyecciones son suprimidas.

Aunque el motor de arranque sea a primera vista una ventaja indiscutible, no hay que olvidar que también conlleva muchos inconvenientes. En primer lugar, su adaptación no es nunca gratis. Incluso, si el mecánico no le propone otra alternativa y, por ello el motor, cuesta mas caro, al comprarlo. Además añadimos más peso, (5 Kg), en relación, con el motor desnudo, sin hablar, de la indispensable batería del mismo peso, que debemos tener en cuenta.

Así es, como un autogiro pesa repentinamente, 10 Kg. más que el de su amigo.

Piénselo antes de comenzar la construcción de su aparato y, cuando tenga que calcular la potencia necesaria para el vuelo, ya que después es muchas veces muy costoso, cambiar la motorización, inicialmente prevista, la cual resulta demasiado justa, debido a los cambios.

Las modificaciones, a realizar en el aparato, son entonces, muy numerosas ya que hay que repasar el motor y su armazón, la hélice y su protección, el tubo mástil, demasiado corto, igual que los mandos y, la deriva, las placas de cabeza y el centrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »