Vuelo instrumental básico cap.7

Home  >>  El mundo de la aviación  >>  Vuelo instrumental básico cap.7

Vuelo instrumental básico cap.7

vuelo-recto-y-niveladoVuelo instrumental básico cap.7

CAMBIOS DE VELOCIDAD EN EL VUELO RECTO Y NIVELADO

La maniobra de cambio de velocidad durante el vuelo recto debe ser practicada frecuentemente. En esta maniobra se pretende, manteniendo el vuelo recto y nivelado, es decir el nivel del vuelo y el rumbo, cambiar la velocidad del avión. Se puede pasar a una posición de alta velocidad o de  baja  velocidad; en el segundo  caso se incluye la maniobra  de vuelo lento.

Igualmente deben practicarse las maniobras de vuelo recto y nivelado en las distintas configuraciones del avión, llegando hasta la configuración de aterrizaje.

El piloto debe reconocer  las distintas  posiciones  del avión así como los mandos necesarios para mantener el vuelo recto y nivelado. Igualmente las relaciones de potencia asociadas con estas distintas velocidades y configuraciones. La técnica del barrido de instrumentos exige algunas modificaciones, siendo lo principal la velocidad para hacer el recorrido de instrumentos y tomar decisiones según la información observada.

Cualquier cambio de velocidad exige, por supuesto, un ajuste o modificación en la potencia del motor.

En un avión monomotor de hélice, un ajuste de motor trae como consecuencia la modificación de la posición del avión en sus tres ejes, en mayor o menor proporción, según sea el nuevo ajuste.

Por ejemplo, un aumento de potencia, manteniendo la altura y el rumbo, producirá una subida en el avión si no se actúa sobre los mandos. Los instrumentos indicarán una subida a menos que se presione la palanca hacia delante, evitando que el avión miniatura suba por encima de la barra horizontal.

Igualmente con aumento de potencia, el avión tenderá a guiñar y virar hacia la izquierda a menos que se utilice el pie necesario para contrarrestarlo.

La cantidad en que estos cambios se producen, es función del tipo de avión, la cantidad de potencia aplicada, la velocidad del avión, etc. En cualquier caso la velocidad del barrido de instrumentos debe aumentarse para controlar la situación.

Veamos cómo realizar la maniobra.

Supongamos el avión volando a 140 m.p.h. y deseamos ajustarla a 100 m.p.h. manteniendo la altura y el rumbo.

Estas maniobras son más fáciles si previamente se conoce el ajuste de potencia aproximada para la nueva velocidad.

Supongamos que este avión necesita 28″ de presión de admisión para mantener 140 m.p.h. y 18″ para mantener 100 m.p.h.

Las maniobras de cambio de velocidad se hacen con sobrepotencia o con menor potencia, es decir, conocido el ajuste de potencia para mayor o menor velocidad, el motor se ajustará por encima o por debajo de ella hasta permitir que la velocidad se aproxime a la deseada.

Pero volvamos a nuestro ejemplo.

La indicación de los instrumentos, cuando el avión esté volando a 140 MPH es la siguiente:

vuelo-recto-y nivelado

Igualmente aparece indicando la significación de cada uno de los instrumentos en el vuelo recto y nivelado y que se indican en la tabla siguiente:

vuelo-recto

Queremos pasar a una posición como la indicada ahora: (velocidad = 100 MPH, Rumbo = 270º, Altura= 4000).

vuelo recto y nivelado

Analicemos el proceso paso a paso para que el alumno pueda comprenderlo bien.

1.       Reducir el motor a unos 15″ (menor potencia). En este momento el instrumento primario de control de potencia deja de ser el anemómetro y pasa a ser el manifol o r.p.m. en un motor de hélice de paso fijo.

vuelo-recto-y-nivelado

Con un poco de práctica, los ajustes de potencia se hacen de oído, conociendo el ruido del motor.

2.       Aumentar la velocidad del barrido de instrumentos. Con la disminución de velocidad el morro tenderá a bajar e irse a la derecha. Estar preparado para tirar hacia atrás de la palanca suavemente y aplicar pie izquierdo y mando de alabeo (alerones) el necesario para mantener el vuelo recto y nivelado.

3.       Compensar el avión para ir colocando los compensadores de acuerdo con la nueva situación.

4.       Cuando la velocidad se aproxima a los 100 kts deseados, la potencia del motor debe ajustarse a 18″ (la aproximada que teníamos como referencia).

5.       Volver a compensar el avión, para mantener el vuelo recto y nivelado con el menor esfuerzo.

6.       Conseguida la nueva situación, volver a considerar como primario de potencia al anemómetro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »