Vuelo instrumental básico cap.2

Home  >>  El mundo de la aviación  >>  Vuelo instrumental básico cap.2

Vuelo instrumental básico cap.2

efisVuelo instrumental básico cap.2

CONSIDERACIONES   FUNDAMENTALES

Durante el vuelo instrumental el piloto debe acostumbrarse a realizar su trabajo de acuerdo con el orden siguiente:

  • 1. Comprobación de instrumentos
  • 2. Interpretación de las indicaciones
  • 3. Actuación  sobre los mandos para obtener las indicaciones deseadas.

La verdadera habilidad del vuelo instrumental está basada en la realización coordinada e inteligente de los tres puntos analizados.

1.Comprobación de instrumentos.-  En algunas escuelas se  conoce como “barrido de instrumentos”. La técnica consiste en la observación continua y lógica de las indicaciones proporcionadas por los instrumentos. La interpretación exacta de estas indicaciones es fundamental para una correcta ejecución del vuelo instrumental.

Es así porque debido a múltiples factores tales como errores humanos, perturbaciones atmosféricas, etc., será prácticamente imposible, incluso en pilotos muy expertos, mantener el avión correctamente dirigido durante mucho tiempo, sin actuar sobre los mandos.

Podría decirse que el vuelo se compone de correcciones frecuentes sobre una trayectoria deseada.

Desde el principio, el piloto debe aprender la técnica de la comprobación o barrido, realizándola con rapidez. Inicialmente el piloto comenzará mirando al instrumento pero sin comprender exactamente lo que le está diciendo. Con experiencia, el piloto aprenderá QUE mirar, CUANDO mirar y COMO actuar.

Poco a poco el “barrido” irá convirtiéndose en un hábito y el esfuerzo y atención se verán recompensados, pero recordarle que estos errores siempre se presentan, de nuevo, cuando el vuelo instrumental no se realiza con frecuencia.

panel instrumentos

ERRORES COMUNES.- Los errores que se analizan a continuación suelen ser causa de frecuentes problemas si el piloto no aprende a evitarlos.

a)  Atención excesiva a un instrumento.- Algunos pilotos quedan “hipnotizados”  mirando  un  instrumento,  olvidando que, aun  cuando  ese instrumento indique un error que debe ser corregido, nada se hace en el avión aisladamente  y la acción a tomar debe tener en cuenta otras indicaciones e instrumentos.

Por ejemplo, si el “piloto observa una pérdida de altura de 200 pies en su altímetro, se puede quedar fijo mirando el altímetro. La acción a tomar será el resultado del análisis correcto de otras indicaciones  relacionadas con esta pérdida de altura, como puede ser el horizonte, variómetro, anemómetro,  etc.

En vuelo instrumental: NINGÚN INSTRUMENTO MERECE LA ATENCIÓN CONTINUA DEL PILOTO.

b) Olvido de instrumentos. – Otro error común es olvidar o no incluir en un barrido de instrumentos, TODAS  las indicaciones necesarias para tomar una decisión. Por ejemplo, en un viraje pronunciado de 180º, un piloto tiende a establecer el vuelo recto y nivelado aproximándose al rumbo deseado, exclusivamente por las indicaciones del horizonte artificial. Esto conducirá al error de sacar el viraje “antes de tiempo” ya que el horizonte tiene un error de precesión del giróscopo. Sería necesario comprobar el indicador de rumbos para sacar correctamente el viraje.

c)  Importancia excesiva a un instrumento. – Muchos pilotos establecen, según su criterio, el instrumento que a él le parece más importante en lugar de estar convencido que deben interpretarse TODOS los instrumentos.

El actuar así es lógico y comprensible, pero debe evitarse. Es explicable, ya que el piloto ha aprendido bien a interpretar las indicaciones de un instrumento mientras que encuentra dificultades para “leer” otros. Inconscientemente trabaja mejor con “su” instrumento fácil y olvida aquél cuyas indicaciones le cuesta trabajo interpretar.

Por ejemplo, un piloto aprende muy pronto a trabajar con el horizonte y  no selecciona otros instrumentos por comodidad o costumbre. Mantener la altura le resultará imposible o muy difícil si no comprueba adecuadamente el altímetro.

2. Interpretación de las indicaciones.– La interpretación de los instrumentos requiere en primer lugar el análisis cuidadoso de cada uno de ellos, sus principios de funcionamiento, errores, etc. Es decir, no se puede interpretar un instrumento si previamente no se conoce.

En segundo lugar el piloto debe conocer las reacciones de su avión ante las indicaciones que está recibiendo y finalmente relacionar unas con otras para controlar el avión de acuerdo con sus deseos.

El piloto no puede ir “persiguiendo las indicaciones”. Debe controlar la situación “estableciendo indicaciones” deseadas, corrigiendo aquéllas no deseables.

El conocer cómo reacciona su avión ante las indicaciones del instrumento es básico. Veamos un ejemplo.

configuraion-ascenso

Supongamos un avión ligero, con potencia de despegue mantenida durante cinco minutos.  La indicación del horizonte es de morro alto, la velocidad de 90 Kts y el Variómetro indica 500 pies por minuto. El avión en los cinco minutos habrá recorrido siete millas y  media  y  estará  a  una altura de 2.500.

Si el avión hubiese sido un reactor, con la misma indicación de horizonte, el variómetro  indicará 2000 pies por minuto de régimen de subida y el anemómetro 300 Kts. El avión en los cinco  minutos se habrá desplazado 25 millas.

3. Actuación sobre los mandos.– Una vez interpretadas las indicaciones de los instrumentos, debe actuarse sobre los mandos para corregir o establecer nuevas indicaciones. Dado  que los instrumentos  sustituyen  a las referencias visuales, el movimiento de los mandos será el mismo tanto en vuelo instrumental como visual.

a)  El control en profundidad  se realiza con el volante de mando, moviéndolo hacia  atrás y adelante, lo que producirá el desplazamiento de los timones de profundidad y el movimiento del avión según el eje transversal.

La cantidad de mando en profundidad se controla con la posición del horizonte  artificial.

b) El control en inclinación se realiza con el movimiento del volante hacia la izquierda y derecha, e igualmente con los pedales de dirección. El primero moverá los alerones y los segundos el timón de dirección.

La cantidad de mando depende de la indicación “leída” y la posición deseada.

c)  El control de potencia se realiza con los ajustes del motor, cuando los instrumentos adecuados indican la necesidad de un ajuste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »