Vuelo instrumental básico cap.12

Home  >>  El mundo de la aviación  >>  Vuelo instrumental básico cap.12

Vuelo instrumental básico cap.12

DESCENSOS-DEL-AVIONVuelo instrumental básico cap.12

DESCENSOS

Esta maniobra consiste en cambiar la altura conservando constante el rumbo. Sin embargo pueden hacerse de dos formas:

a) A velocidad constante

b) A régimen constante.

En la primera se pretende cambiar la altura manteniendo una velocidad determinada en el anemómetro durante toda la maniobra. En la segunda se pretende mantener un régimen de cambio de altura constante, es decir, de 300, 400, 500 pies por minuto, pero siempre el mismo régimen durante toda la maniobra.

En la maniobra de descenso hay que tener en cuenta lo siguiente: la componente del peso del avión actuando en la dirección del descenso, ha ce de motor, por lo que en esta maniobra deben relacionarse estrechamente la potencia del motor y el régimen de descenso. Es posible descender a una velocidad establecida, aun con el motor cortado, sólo será preciso establecer el régimen de variómetro necesario.

Dado que en esta maniobra intervienen, como hemos visto, la potencia y el régimen de descenso como motores, el barrido de instrumentos debe ser muy rápido.

Descenso a velocidad constante.

Consiste en seleccionar una velocidad de descenso adecuada, con un determinado ajuste de potencia.

1. Reducir el motor a una posición próxima a la potencia seleccionada.

descensos del avion

2. Mantener el vuelo horizontal permitiendo que la velocidad se reduzca a un valor próximo al deseado. Será necesario ir subiendo el morro a medida que la velocidad decrece.

DESCENSOS-DEL-AVION

3. Cuando se esté próximo a la velocidad deseada, reducir el motor a la potencia adecuada. Será necesario subir el morro un poco más.

DESCENSOS-DEL-AVION

4. Será imposible en estas condiciones mantener la altura por lo que se deberá bajar el morro lo suficiente de modo que el régimen de variómetro mantenga la velocidad en el anemómetro. En estas condiciones el anemómetro se convierte en el instrumento primario de profundidad y el variómetro, aumentando o disminuyendo su régimen, en el instrumento primario de potencia, ya que hemos dejado fija la potencia del motor en 15”.

DESCENSOS-DEL-AVION

Descenso a régimen constante.

En esta maniobra se pretende mantener un régimen de descenso constante.

El proceso de establecer la maniobra es idéntico al anterior.

La diferencia estriba en que siendo necesario fijar el régimen de descenso a un valor determinado el variómetro se convierte en primario de profundidad y el anemómetro se convierte en el primario de potencia.

DESCENSOS-DEL-AVION

El anemómetro actúa ahora como primario de potencia. Normalmente convendrá hacer pequeños ajustes en la potencia del motor.

Descenso a velocidad y régimen constante.

En esta situación es necesaria una gran coordinación entre las indicaciones del anemómetro y el mando de potencia del motor.

Una maniobra combinada de las dos anteriores es aquella que exige un descenso a velocidad y régimen de descenso fijo.

La maniobra no presenta grandes dificultades, ya que el descenso estará controlado exclusivamente por la potencia del motor.

DESCENSOS-DEL-AVION

Nivelación.

La nivelación desde un descenso debe comenzarse antes de alcanzar la altitud deseada. Descendiendo a un régimen de 500 pies por minuto, anticiparse en unos 100, 150 pies, un poco antes si el régimen de descenso es mayor.

La forma de realizar la maniobra de nivelación es idéntica tanto si se estaba descendiendo a velocidad o régimen de descenso constante.

Nivelación de un descenso a régimen constante a velocidad de crucero.

1. Alcanzada la altitud de adelanto prevista (100, 150 régimen de descenso), ajustar la potencia a la velocidad que se desea mantener en crucero.

DESCENSOS-DEL-AVION

2. Al aumentar la potencia, el morro tenderá a subir, al ir aumentando la velocidad. Mantener la misma posición de morro que se tenía durante el descenso, presionando la palanca hacia adelante.

El variómetro continuará indicando aproximadamente el mismo régimen de descenso.

3. Cuando queden 50′ para la altitud deseada, ajustar suavemente la posición de morro a la correcta para un vuelo recto.

4. Compensar el avión para vuelo recto y hacer los ajustes finales de potencia y posición de morro del avión.

Nivelación de un descenso a una velocidad de crucero igual a la de descenso.

– La técnica de nivelación en esta maniobra exige como anticipación de altitud sólo 50 pies.

En este caso, ajustar simultáneamente la posición de morro y potencia, de modo que resulte una velocidad en vuelo recto igual a la que se llevaba durante el descenso.

La técnica de barrido y compensación debe ser muy rápida, y si el ajuste en la posición de morro con el nuevo ajuste de potencia ha sido correcto, la velocidad se mantendrá constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »