Revisión de los motores del avión Cap.2

Home  >>  Academia de aviación  >>  Revisión de los motores del avión Cap.2

Revisión de los motores del avión Cap.2

On diciembre 13, 2018, Posted by , in Academia de aviación, tags , With No Comments

revision motorIDENTIFICACIÓN DE LAS PARTÍCULAS METÁLICAS

Las partículas metálicas encontradas en un motor pueden ser de cualquiera de estas cinco clases básicas: acero, estaño, aluminio, plata y cobre (o bronce).

En ocasiones, una inspección visual con respecto al color y dureza puede ser suficiente para determinar la clase de metal. Cuando no se consigue de esta manera identificar el metal, puede determinarse mediante pruebas realizadas con un imán permanente, un soldador eléctrico y ácido clorhídrico y nítrico.

Señalemos que las partículas de acero pueden aislarse por medio del imán permanente. Las partículas de estaño pueden identificarse con el soldador, debido a su bajo punto de fusión.

En cuanto a las partículas de aluminio, se identificarán por su reacción con el ácido clorhídrico. Cuando una partícula de aluminio cae en ácido clorhídrico, se producirá una efervescencia con rápido desprendimiento de burbujas. La partícula se des- integrará gradualmente, formando un residuo negro (cloruro de aluminio).

La plata, el cobre y el bronce se pueden identificar por sus reacciones con el ácido nítrico. Cuando una partícula de plata cae en ácido nítrico, reaccionará bastante lentamente, produciendo una ligera niebla blanquecina en el ácido. Cuando esta partícula es de cobre o bronce, la neblina producida en el ácido es verde brillante.

SIGNIFICADO DE LAS PARTÍCULAS METÁLICAS

Por lo común, cuando se encuentran partículas metálicas y se puede determinar la clase de metal, la utilidad del motor dependerá de la cantidad y forma de dichas partículas. Ante la presencia de partículas granuladas, en cantidad superior a indicios, se requiere una inspección muy cuidadosa del motor, puesto que estas partículas, en general, son claro indicio del fallo de una pieza importante. No se olvide que cada clase de metal deberá juzgarse individualmente.

PARTÍCULAS DE ACERO

Advertiremos, en primer término, que cuando se encuentren partículas de acero en forma granular o laminadas, es necesario el desmontaje del motor. Si se encuentran escamas de acero delgadas y en cantidades no superiores a 20, puede no ser necesario el desmontaje. Una pequeña cantidad de escamas no producirá tallos en los cojinetes.

En el caso de encontrar escamas delgadas de acero, acompañadas de escamas de aluminio, se deberá, probablemente, al resultado de un segmento alabeado o de un orificio quemado en un émbolo. Esta avería puede corregirse, averiguando el cilindro dañado y cambiando el conjunto defectuoso, cilindro-émbolo.

cilindro del motor de explosion

Cuando no están acompañadas las escamas de acero de aluminio, es posible que éstas procedan de materias extrañas que hayan entrado en el motor a través de los depósitos de aceite. Por si esto fuese así, se le extraerá todo el aceite al motor y al depósito, se lavarán los filtros y los tapones del colector de aceite y, nuevamente, se llenará el depósito de aceite hasta su nivel y se someterá el motor a una prueba en tierra con el fin de que el nuevo aceite recoja en su funcionamiento cualquier partícula de metal que hubiera quedado por el motor, determinando así que las partículas aparecidas fueron sólo suciedad o el comienzo de una avería interna.

Durante diez minutos, haremos funcionar el motor en tierra, a un régimen de 2.000 revoluciones por minuto, para así conseguir las temperaturas adecuadas de funcionamiento y a continuación se realizan tres pruebas de máxima potencia, espaciando éstas de forma que el motor recupere su temperatura normal. En estas pruebas no se deberá pasar de los límites permisibles para el funcionamiento en tierra aconsejado para dicho motor.

Terminadas estas pruebas, desmóntese nuevamente los filtros de aceite, examinándolos, por si hubiera acumulación de partículas metálicas. Quítese el tapón del colector de aceite y fíltrese éste como hemos explicado.

En el caso de no hallar nada anormal, el motor podrá entrar en servicio, efectuándole cada diez horas una revisión de filtros de aceite hasta que cumpla la tercera revisión. Durante estas treinta horas de observación, deberá examinarse el motor durante su funcionamiento con más atención de lo normal, en orden a sus temperaturas y reacciones en el cambio de distintas potencias.

Si, por el contrario, después de la prueba del motor encontramos más de cinco escamas de acero en los filtros, el motor debe ser desmontado. En el caso de que la cantidad de escamas encontradas sea menor de cinco, el motor puede continuar en servicio, aplicándole las pruebas y observaciones descritas.

PARTÍCULAS DE ESTAÑO

Las partículas de estaño pueden pasar por alto, ya que el estaño se utiliza en los motores de aviación para recubrimiento de ciertas piezas y el desprendimiento de estas láminas no perjudican, en modo alguno, el buen funcionamiento del motor.

PARTÍCULAS DE ALUMINIO

La presencia de partículas de aluminio en forma granulada puede ser un claro indicio de fallo de un émbolo. Cuando se encuentren partículas de aluminio granuladas, habrán de aplicarse los siguientes procedimientos:

embolo o piston

Inspecciónense, cuidadosamente, los cilindros, realizando un examen visual del diámetro interior, y comprobando la comprensión con objeto de localizar el émbolo defectuoso. Una raya brillante a lo largo del cuerpo del cilindro o cualquier evidencia de desgaste, puede ser indicio de segmento con superficie de rozamiento alabeada. El alabeo de la superficie ocurre frecuentemente durante el funcionamiento en tiempo frío y, sobre todo, en los cilindros inferiores.

Localizados los cilindros defectuosos, deberá desmontarse el conjunto cilindro-émbolo antes de continuar el procedimiento.

Después de cambiar los cilindros defectuosos o de no haber encontrado la avería, debe seguirse este procedimiento:

Quítese todo el aceite al motor y al depósito; límpiense éste y los filtros. Cárguese a su nivel correspondiente, procediendo luego a la prueba de funcionamiento explicada.

Si después de la prueba de aceleración del motor, en la nueva inspección de los filtros de aceite no se encuentran más de cinco partículas de aluminio, el motor podrá seguir en servicio, siempre sometiéndole a las treinta horas de observación correspondientes.

En caso contrario, si el número de partículas granuladas excede de cinco, es necesario sustituir el motor.

PARTÍCULAS DE PLATA

En forma granulada, indican el fallo del cojinete de la biela maestra, si es un motor radial. Cuando se encuentran estas partículas, es necesario, sin más inspección, proceder al desmontaje del motor.

En general, la plata se utiliza para el recubrimiento de otras distintas piezas, y si las escamas de plata no exceden de diez, no indican, necesariamente, el fallo de una pieza. Puesto que la plata es muy blanda, se desprenderán algunas pequeñas escamas durante el trabajo normal de estas piezas. Una cantidad muy pequeña de plata procedente de los cojinetes de la biela maestra, formará una gran cantidad de escamas delgadas cuando pase a través de los cojinetes de rodillo o de los engranajes del motor. Si existe gran cantidad de escamas de plata, supone una pérdida excesiva de este material en el recubrimiento del cojinete y se debe desmontar el motor.

PARTÍCULAS DE COBRE O BRONCE

Estas partículas, en forma granulada y cantidad superior a unas pocas, indican la desintegración de un cojinete o de una guía de válvula, siendo necesario desmontar el motor.

Guias-valvulas-de-motor

Señalaremos que las partículas de cobre o bronce que no excedan de diez, no indican, necesariamente, un fallo de una pieza. Las escamas de bronce pueden formarse en cantidades pequeñas por el asiento normal de un cojinete o de las guías de las válvulas. Sin embargo, grandes cantidades de ellas pueden indicar pérdida excesiva del material del cojinete, debiéndose desmontar el motor como medida precautoria.

EXTRACCIÓN DE LOS TROZOS DE LAS PIEZAS AVERIADAS

En el caso de que no se puedan localizar y extraer todos los trozos de la pieza de acero que ha fallado, como, por ejemplo, un trozo de segmento de un émbolo, muelle de válvula, arandela, trozo de balancín, cojinete de balancín, etc., el motor deberá desmontarse.

Si hubieran quedado en el interior del motor las partículas de las piezas averiadas, producirán fallos en cualquier otra pieza, originando una nueva serie de averías.

BAJA COMPRESIÓN EN LOS CILINDROS

Un motor deberá desmontarse por poca compresión en los cilindros, si el número de éstos, cuya comprensión está por debajo de la misma, es mayor.

FALLOS MECÁNICOS BÁSICOS

En general, un motor deberá desmontarse cuando una parte, ya sea exterior o interior, tal como la turbina, la base del motor, carcasas, roscas, espárragos, etc., resulten agrietados, abollados, rotos o deteriorados, hasta el extremo de que no sea posible repararlo en el taller-base o no se disponga de la ayuda necesaria del taller principal.

CONSUMO DE ACEITE

Especificaremos, en primer término, que éste varía según los ajustes de potencia empleados.

Conviene tener en cuenta que un límite de consumo de aceite, satisfactorio para la potencia máxima de crucero, será demasiado alto para la potencia baja, o viceversa. Además, uno o más cilindros que tengan un elevado consumo de aceite pueden ser causa de un mal funcionamiento del motor y no considerarse todavía como elevado el consumo de aceite de dicho motor.

Siempre que el excesivo consumo de aceite sea originado por uno o dos cilindros, ya localizados, deberá cambiarse el conjunto cilindro-émbolo y así restablecer el consumo normal de aceite. Si el exceso de consumo fuera originado por todos los cilindros por igual, se deberá cambiar el motor.

MOTOR SOMETIDO A SOBREVELOCIDAD

Cuando por motivos de avería en el regulador automático de la hélice, o por cualquier otra causa, no especificada, el motor sobrepasa los límites de revoluciones especificados por la casa constructora, se dice que el motor ha entrado en sobrevelocidad.

Si esto ocurre, el motor debe desmontarse o someterse a una serie de inspecciones, con arreglo al número de vueltas en que sobrepase dichos límites.

En el caso de que el motor haya sobrepasado en más de 500 vueltas los límites de revoluciones durante un minuto, sin necesidad de inspección alguna debe desmontarse.

Ahora bien: si la velocidad del motor no ha llegado a las 500 vueltas, se procederá a la siguiente inspección: Se inspeccionarán, por si estuviesen rajados o rotos, todos los cuerpos y culatas de los cilindros. En el caso de que una culata esté rajada o rota, o bien la cabeza de un émbolo esté golpeada sin que hayan entrado partículas de los segmentos o émbolo en el interior del motor, se desmontarán los conjuntos de cilindro-émbolo y se examinará la biela por si se hubiera desalineado. Si la biela se encuentra en estado satisfactorio, se montaran los nuevos elementos y el avión estará en servicio, tras de las treinta horas de observación que ya hemos especificado.

En caso de deformación o desalineación de la biela, es necesario reemplazar el motor.

biela-cigueñal

Las expuestas son, en líneas generales, las razones más importantes por las cuales es necesario desmontar un motor antes de cumplir sus horas de funcionamiento.

AVERIAS PRINCIPALES DE LOS MOTORES DE AVIACIÓN

Nos parece interesante pasar revista a las principales averías que pueden aparecer sobre un motor de aviación con las repercusiones de cada una de ellas.

En la tabla que seguidamente incluimos en los últimos artículos, capítulo tres, pueden verse clasificadas estas averías en dos formas:

1º Análisis de las funciones del motor

Un perfecto conocimiento de los diversos órganos del motor nos dará el medio más seguro de analizar de cuando en cuando las repercusiones posibles de un deficiente funcionamiento o de una avería. Es necesario juzgar en su verdadero valor la importancia de los diversos órganos y no perder de vista la marcha del motor, la cual depende de su estado y, por tanto, del rendimiento de los diferentes elementos y accesorios. Cada uno de ellos es, pues, de alguna forma complementaria de la seguridad general de la máquina completa y ningún órgano puede ser considerado como secundario.

2º Busca eventual de las causas

Puede ser útil, cada vez que nos encontramos ante un caso concreto, el encontrar el origen posible de una avería. En este caso convendrá tener en cuenta la parte de incertidumbre que existe siempre en el funcionamiento de todos los mecanismos; combustible empleado; tiempo de servicio del material, y causas exteriores del motor propiamente dicho.

Para saber más:

Revisión de los motores del avión Cap-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »