Las Nubes en Aeronáutica

Home  >>  El mundo de la aviación  >>  Las Nubes en Aeronáutica

Las Nubes en Aeronáutica

On octubre 4, 2015, Posted by , in El mundo de la aviación, tags , With No Comments

nubes-aeronauticaLas Nubes en Aeronáutica

Una nube es un conjunto o asociación, grande o pequeña, de gotitas de agua, aunque muchas veces también lo es debido a la temperatura, de gotas de agua y de cristales de hielo. La masa que forman se distingue a simple vista, suspendida en el aire, y es producto de un gran proceso de condensación. Una nube es la materialización física y visual del vapor de agua atmosférico que, al cambiar de fase (líquida o sólida) y agruparse, forma estructuras que cubren total o parcialmente el cielo.

La interacción de la luz solar con las gotitas y cristalitos de hielo hace que las nubes aparezcan, preferentemente, blancas, otras veces son grisáceas e, incluso, negras ante la vista. Estas masas se presentan con los más variados colores, aspectos y dimensiones, según las altitudes en que aparecen y las características particulares de la condensación.

El tamaño de las gotitas que integran una nube varía desde unos pocos micrones hasta 100 micrones. Estas pequeñas gotas, al principio son casi esféricas, dependiendo su crecimiento del calibre y composición del núcleo de condensación, así como de la humedad del aire. Cuando las gotitas se hacen mayores, pierden su forma esférica y toman la clásica de pera, con la que casi siempre se las representa.

Cuando llega el momento en que ya no pueden sostenerse en la atmósfera inician el camino hacia tierra.

Los rayos del sol al amanecer y atardecer adornan a las nubes de variados colores característicos.

De esta definición tenemos que no son nubes las estructuras formadas por las irrupciones de polvo, arena, material arrojado por volcanes o cualquier otro tipo de materia en suspensión.

Tipos de Nubes

 

tipo-de-nubes

Clasificación de la nubes. Aquí hay que tener presente, lo veremos en los cuadros siguientes, que las del tipo Nimbostratos se catalogan como nubes medias o nubes bajas, ya que es una nube que tiene cierta altura y muchas veces su base está en contacto con tierra, de ahí la diferente clasificación que se le suele dar a está nube según el libro o manual que tengamos.

tipos-de-nubes

tipos-de-nubes

Los Cirros

cirros

Se encuentran generalmente entre 6.000 y 10.000 metros de altitud, o sea, hasta el límite aproximado de la troposfera. Estas nubes altas están constituidas por cristalitos de hielo y son transparentes.
Aparecen individualmente en cualquier época del año. Su aspecto es de pluma, fibra o penacho.

Los cirros, condiciones de vuelo

Estas nubes, formadas por cristales de hielo, son tan tenues que los efectos sobre el avión son prácticamente los mismos que los del vuelo en aire claro.
Sin embargo, pueden constituir importantes indicaciones, pues en muchas ocasiones forman la avanzadilla de un sistema de nubes bajas.
Si el avión vuela de tal manera que los cirros van espesándose y transformándose en extensas capas de cirrostratos, hay que estar prevenidos ante un posible acercamiento a un sistema depresionario frontal.

Otras veces, en cambio, en situaciones de inestabilidad la presencia de los cirros señala aire caliente y humedad en altura, indicio de que la inestabilidad está decreciendo.
Largas bandas de cirros pueden señalar también la corriente en chorro, asiento de vientos fuertes.

Los Cirrostratos

cirrostratos

Estas nubes altas aparecen a unos 8.000 metros de altitud. Se asemejan a un velo o manto continuo blanquecino, transparente, de aspecto fibroso o liso, que cubre total o parcialmente el cielo, pero sin ocultar el Sol o la Luna, en torno de los cuales producen el fenómeno óptico del halo.
Como los cirros, estas nubes también están constituidas, principalmente, por cristalitos de hielo.

Los cirrostratos, condiciones de vuelo

No se forma engelamiento sobre el avión en estas nubes y no suele haber turbulencia salvo turbulencia ligera en algunas ocasiones.
La visibilidad es de unos 10 kilómetros.

Los Cirrocumulos

cirrocumulos

Estas nubes altas se componen principalmente de cristales de hielo y se forman entre los 5000 a 13000 metros.
Parecen pequeñas bolas de algodón que usualmente se alinean en largas hileras. Los Cirrocúmulos son normalmente blancos, pero a veces parecen grises.
Si estas nubes cubren la mayoría del cielo, se suele denominar “cielo enladrillado” o “cielo escamado”.
A menudo aparecen grupos de Cirrocúmulos formando rizos o bandas que cruzan el cielo dando el aspecto de “cielo aborregado“.
Por la altura a que se presentan están formados por cristales de hielo.

Los Cirrocúmulos, condiciones de vuelo

No se forma engelamiento sobre el avión y a veces la turbulencia es ligera a moderada.
La visibilidad es de aproximadamente 10 kilómetros.

Los Altoestratos

altoestratos

Llegan a alcanzar grandes extensiones (varios centenares de kilómetros) y un espesor apreciable, a veces, de varios kilómetros.
Como esas nubes no producen el fenómeno óptico del halo, ello demuestra que aunque contengan cristalitos de hielo, éstos se encuentran muy desiguales y opacos, por lo que la refracción de la luz es totalmente irregular.
El espesor de la capa de nubes depende de la altura a la que se ha formado; si son muy altas, prácticamente se confunden con los Cirrostratos.

Los Altoestratos, condiciones de vuelo
Indican también la proximidad de un sistema frontal y si son opacus pueden tener considerable espesor.
El engelamiento en ellos suele ser débil o nulo.
Mientras que la turbulencia suele ser ligera, aunque si adquieren gran espesor puede llegar a ser moderada.
La visibilidad oscila entre 80 y 300 metros.

Los Altocumulos

altocumulos

Son también de la clase de nubes intermedias, siendo su altura de base unos 3.000 metros.
Están, al menos en su mayor parte, constituidas por gotitas de agua, aunque, a muy bajas temperaturas, pueden formarse cristalitos de hielo que, si caen, pueden originar fenómenos ópticos como el halo, parhelios y columnas luminosas.
Generalmente aparecen en bancos o mantos de nubes en forma globular, como si se tratasen de balas de algodón o grandes pastillas, distribuidas en una o dos direcciones bien marcadas, cual enlosado celeste.

Algunas veces toman otras formas.
Suelen tomar la forma de unidades globulares elípticas, que se presentan individualmente o en grupos.
Su estructura, que recuerda a un rebaño de borregos o masas algodonosas aisladas formando grupos, es un ejemplo clásico de altocúmulos globulares altos.
Casi siempre tienen vigorosas partes sombreadas, aunque su color más corriente es una mezcla de blanco y gris.
Pueden presentar sombras grisáceas en sus superficies inferiores.

Los Altocúmulos, condiciones de vuelo

Estas nubes suelen ser delgadas y pueden indicar la aproximación de un frente.
Son poco importantes desde el punto de vista aeronáutico.
Si se forma engelamiento sobre el avión será ligero y de tipo hielo blanco, y la turbulencia será ligera a moderada.

La especie particular de altocúmulos llamados Ac lenticulares, nubes de gran belleza y perfecto acabado en forma de lente, alerta al piloto de la presencia de onda de montaña, fenómeno adverso para la aviación que lleva asociada turbulencia moderada a fuerte.

altocumulos lenticulares
Los altocúmulos lenticulares se presentan aislados, alineados perpendicularmente al viento y paralelamente a la montaña o cadena montañosa que da lugar a ella.

Otra especie particular de altocúmulos es el Ac castellanus.

altocumulos-castellanus
Con un aspecto similar a castillos flotantes por sus formas almenadas, estas nubes sentencian un probable encuentro con turbulencia moderada a fuerte en su zona de influencia y el engelamiento que se forma sobre el avión puede ser moderado y a veces fuerte.
La visibilidad oscila entre 80 y 300 metros.

Los Estratocumulos

estratocumulos

La altura de base de estas nubes bajas es de unos 1.500 metros. Se presentan en capas o bancos de color gris y blanquecino, con límites definidos.
Generalmente forman fajas paralelas de gran extensión. Están constituidas por gotitas de agua.
Tienen forma de pesados rodetes o masas globulosas alargadas, dispuestas según largas bandas grises, y cubren gran parte del cielo.
A menudo proceden del aplanamiento de otras nubes cumuliformes, que pueden estar dispuestas en bandas, o pueden desarrollarse como una prolongación de los altocúmulos que tiene lugar a una altura menor.

Los Estratocúmulos, condiciones de vuelo

Por debajo de los estratocúmulos suele haber turbulencia producida por térmica.
Encima de ellos el vuelo suele ser en aire muy estable.
En el caso de que haya engelamiento, éste es débil.
La turbulencia en esta nube es de intensidad ligera a moderada y la visibilidad oscila entre 30 y 200 metros.

Los Nimbostratos

nimbostratos

Como hemos mencionado anteriormente, también pertenecen a la serie de nubes medias o bajas, según que tipo de catálogos.

Su base se encuentra a una altitud de alrededor los 1.200 metros.
Son mantos nubosos propios del tiempo de lluvia.
Son de color gris, frecuentemente oscuros.
Son nubes densas, de color gris oscuro, que se extienden a modo de capa irregular, sin forma, por debajo y alrededor de la que suelen flotar fragmentos nubosos desgarrados.

Su espesor es siempre lo suficientemente grueso para ocultar el Sol. Su aspecto queda borroso o enturbiado por la caída de la lluvia o nieve.
Los nimbostratos están constituidos por gotitas de agua y gotas de lluvia, aunque muchas veces también contienen cristalitos de hielo y copos de nieve.
El Nimbostrato es la nube de la precipitación por excelencia, la lluvia, la nieve o los cristales de hielo caen de ella de manera regular y sin tregua durante horas.

Los Nimbostratos, condiciones de vuelo
Son nubes medias de gran espesor asociadas a sistemas frontales.
Pueden producir engelamiento si la temperatura es adecuada.
La turbulencia no pasa de ser moderada, excepto en bajos niveles y sobre zonas montañosas, en que puede ser fuerte.
El engelamiento suele ser moderado, aunque debido a la gran extensión de la nube, si el avión permanece mucho tiempo dentro de ella, el engelamiento puede ser fuerte.
La visibilidad oscila entre 10 y 20 metros.

Los Estratos

estratos

Son nubes bajas que se presentan en forma de largas fajas horizontales de color humo o grisáceo y son muy parecidas a los nimbostratos, aunque no están relacionados con lluvias o nevadas.
Son mantos muy uniformes, parecidos a la niebla, por lo que vulgarmente se las conoce como “nieblas altas”.
Su altitud es siempre muy baja, originándose desde alturas cercanas al suelo hasta unos 800 metros.
Se la considera nube de buen tiempo y está integrada por gotitas de agua y aparece frecuentemente por las mañanas en las zonas montañosas.

Tiene capa nubosa gris y uniforme, sin forma particular que por lo general cubre totalmente el cielo.
Generalmente mas gruesa y oscura que la superior de Altostratos, que suele ir asociada por encima de ésta

estratos-y-altoestratos

Los Estratos, condiciones de vuelo

Son nubes, en general, muy bajas. En ruta carecen de importancia, pero en la toma de tierra pueden constituir un grave obstáculo al quedar su base por debajo de los mínimos reglamentarios para el aterrizaje.
Generalmente la turbulencia y el engelamiento volando en estas nubes son, como mucho, de intensidad ligera.
La visibilidad oscila entre 40 y 150 metros.

Los Cúmulos

cumulos

Estas nubes tienen generalmente una base llana y horizontal que se halla a una altitud de 800 a 1.000 metros.
Se presentan en conglomerados sueltos, de color blanco, brillantes cuando están iluminados por el Sol, y con una base un poco oscura.
Se desarrollan verticalmente en forma de cúpulas, prominencias o torres, siendo la parte superior muy semejante a una coliflor.
Están compuestos por gotitas de agua, aunque se pueden formar cristalitos de hielo a partir de temperaturas inferiores a 0°C.

Los cúmulos son conocidos como (nubes de buen tiempo).
Estas nubes deben principalmente su origen a las corrientes ascendentes del aire cargado de vapor de agua y se desarrollan a temperaturas altas en los países templados, especialmente en verano.
Empiezan a nacer, por lo común poco después de la salida del Sol, creciendo en número y volumen hasta las horas más cálidas del día, para disminuir y declinar al atardecer, en que se extienden en fajas horizontales y luego desaparecer al cerrar la noche.

Este tipo de nubes se puede presentar simultáneamente en varias etapas de su desarrollo vertical, por lo que adoptan infinidad de tamaños, que dependen de su génesis y de la importancia de las corrientes de convección.

Los Cúmulos, condiciones de vuelo

La turbulencia y el engelamiento en esta fase inicial de crecimiento suelen ser de intensidad ligera a moderada.
En los cúmulus congestus muy desarrollados la turbulencia y el engelamiento pueden ser fuertes, especialmente en las zonas montañosas.
Lo más adecuado es intentar rodearlos, y si hay que atravesarlos debe hacerse a la máxima altura posible, excepto en el caso en que su base sea lo suficientemente alta para que pueda volarse por debajo sin incurrir en altitudes por debajo de los mínimos de seguridad reglamentarios.

Particularidades y variantes de los cúmulos.

Otras especies muy curiosas son las presentadas por el género de los cúmulos. Estas nubes pueden degenerar en “estratocúmulos vesperalis” (al atardecer), que sólo tienen de común con el estratocúmulos ordinario su disposición en bandas horizontales.
Con tiempo ventoso, o en proceso de reevaporización, los cúmulos se desgajan en nubes más pequeñas de poco grueso, con bordes irregulares, dando lugar a los ya mencionados “fractocúmulos”.
Por otra parte, algunos cúmulos pueden llegar a alcanzar un espesor o altura muy apreciable, con grandes protuberancias en forma de coliflor, formando lo que se denomina “cúmulos congestus” (amontonado, acumulado), que evidencia la existencia de una corriente vertical de aire muy vigorosa o penetrante.

cumulos-congestus
Estas nubes, en condiciones especiales, pueden llegar a convertirse en cumulonimbos.

Los Cumulonimbos

cumulonimbos

Son nubes bajas de gran desarrollo vertical, con una base a poca altitud (unos 800 metros del suelo), y cuya altura llega algunas veces hasta los 9.000 y 10.000 metros, es decir, toda la altura de la troposfera.
Su base horizontal, que alcanza tonalidades muy oscuras, puede ocupar hasta 30 km de ancho.
Su parte superior es generalmente aplanada y en forma de “yunque”.
Su aspecto amenazador y el que produzcan grandes tormentas de lluvia y granizo, acompañadas de rayos y truenos, hace que se las conozca como “nubes de tormenta”.

Los cumulonimbos están constituidos por gotitas de agua, cristales de hielo, gotas de lluvia y, la mayor parte de las veces, copos de nieve, granizo y pedrisco.
Suelen presentarse aisladamente o en filas en forma de muralla.
De todos estos géneros de nubes que hemos descrito puede caer alguna forma de precipitación, pero sólo suelen llegar al suelo las de los altoestratos y de los cumulonimbus, productores de las grandes lluvias y nevadas, así como las de los nimbostratos.

Los Cumulonimbos, condiciones de vuelo
Pueden presentarse aisladas con un ancho de 25 kilómetros o en barreras de hasta 500 kilómetros de longitud. En lo posible deben evitarse, rodeándolos si son aislados y atravesándolos perpendicularmente si están en forma de barrera.
Sus topes pueden alcanzar los 25.000 metros, especialmente en latitudes bajas.
Están asociados con fuertes turbulencias, granizo, engelamiento y fenómenos eléctricos.
Si los Cb están asociados con mammatus, las condiciones tormentosas son especialmente intensas.

Otras subespecies de nubes

otras-especies-de-nubes

Dentro de los diez géneros de nubes mencionados existen una infinidad de variantes y formas, que se conocen como especies. Las más importantes son las siguientes:
Nubes onduladas.- que se originan en el límite de separación de dos capas de aire de distintas condiciones (dirección, temperatura y humedad).
Esta variedad de nubes se designa añadiendo a la denominación fundamental el calificativo undulatus, como “cirrocúmulos undulatus” , “altocúmulos undulatos“ y “Estratocumulos undulatus” .

Nubes lenticulares

nubes-lenticulares

Que presentan la forma de lenteja o almendra, generalmente muy alargadas, y con los contornos bien definidos y a veces irisados. Se identifican por adicción del adjetivo lenticularis, como “altoestratos lenticularis”, “estratocúmulos lenticularis”, etc. Casi siempre se mueven paralelas a las cordilleras.
Nubes mamelonadas.

nubes-mamelonadas

Que penden de la parte inferior de nubes oscuras como bolsas colgantes. Se les añade el adjetivo mammatus, como “cúmulos mammatus”.
Nubes desgarradas.- que se desprenden en forma de jirones irregulares de los estratos y de los cúmulos. Se denominan fractus (roto), como “fractocúmulos” y “fractoestratos”.

Nubes uncinadas.- que son las terminadas en forma de gancho. Se les aplica el apelativo uncinatus (que tiene garra o garfio), como “cirros uncinatus”.
Nubes almenadas.

nubes-almenadas

Que presentan en su parte superior protuberancias cumuliformes a modo de torres, por lo que se las distingue con el calificativo castellanus (en castillo), como “altocúmulos castellanus” y “cirrocúmulos castellanus”.
Nubes nebulosas.- que corresponden a los estratos o cirroestratos que tienen el aspecto de velo nebuloso, sin presentar detalles aparentes. Se denominan con el calificativo de nebulosus, como “cirroestratos nebulosus” y “estratos nebulosus”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »