Globos aerostáticos-Volar con fuego

Home  >>  El mundo de la aviación  >>  Globos aerostáticos-Volar con fuego

Globos aerostáticos-Volar con fuego

On marzo 17, 2011, Posted by , in El mundo de la aviación, tags , With 3 Comments

cristian-bioscaGlobos aerostáticos-Volar con fuego

Damos la bienvenida a un nuevo colaborador y además en unos de los temas que estabamos deseando desarrollar con ilusión. Se iran ampliando temas, comentando viajes en globos y una serie de actividades en las cuales nos adentraremos en el maravilloso mundo de la Aerostación. ¡Bienvenido Cristian¡

Cristian Biosca

Volar con fuego
Globos aerostáticos

Los globos aerostáticos, las primeras aeronaves que permitieron volar al ser humano, han cambiado muy poco desde el inicio de la aerostación en 1783 de la mano de los hermanos Montgolfier. Desde entonces se han mejorado los materiales, las técnicas y las medidas de seguridad, pero siguen empleándose los mismos principios para el vuelo.

El globo se llena de aire que posteriormente se calienta con fuego. Gracias a ese calor flota en el aire, a merced del viento, en una de las pocas aventuras que todavía hoy se pueden vivir, con el mismo encanto y romanticismo con el que lo hacían los pioneros del siglo XVIII.

Llamaradas al amanecer
Los globos de aire caliente vuelan gracias al calor que se genera en los quemadores y que produce la combustión del propano. Y estamos hablando de mucho calor, las llamas de los quemadores pueden alcanzar los 1.100 grados ºC, o lo que es lo mismo 3.000.000 de kilocalorías. No obstante el aire del interior de la vela alcanza una temperatura máxima de 100 ºC, suficiente para elevarnos y recorrer los cielos llevados por el viento, sin aparente esfuerzo. Lo cierto es que son necesarios casi 3 metros cúbicos de aire caliente para elevar en un solo kilogramo, por ello un globo que vuele con el piloto y dos pasajeros, más todo el equipo, deberá tener una capacidad de unos 2.000 metros cúbicos.

globos-al-amanecerEs casi mágico cuando, poco después del amanecer y tras llenar las velas de colores de aire frío, se encienden los quemadores y el piloto dirige las llamas de más de cuatro metros al interior del globo. En un instante el aire contenido en la vela, que hasta ese momento ha permanecido tumbada en el suelo, se calienta, y por la diferencia de temperatura con el aire que le rodea, sube. Los globos comienzan a cobrar vida y elevarse majestuosamente.
Los vuelos se realizan normalmente a primeras horas de la mañana y no es un capricho eso de madrugar, sino que depende una vez más del calor. Tras el amanecer el sol comienza a calentar la atmósfera y el suelo, y a generar todo tipo de movimientos en el aire. Las primeras horas del día y las últimas de la tarde son los momentos más tranquilos en los que el viento suele ser más suave. Además cuando el sol calienta el suelo, y todo lo que hay en él, el aire se eleva y se producen las corrientes térmicas. Esas corrientes de aire caliente que se elevan invisibles son las que permiten a los buitres volar sin apenas esfuerzo y que los parapentes emplean para mantener el vuelo, corrientes que deben evitarse volando en un globo aerostático.

 

A lomos de viento
Con los pasajeros a bordo el piloto calentará el aire contenido en la vela hasta alcanzar la fuerza ascensional necesaria para abandonar el suelo. El globo se eleva suavemente, sin producir sensaciones bruscas ni desagradables, y comienza una experiencia tranquila y relajante. Ni siquiera sufriremos de vértigo pues la falta de referencias nos permitirá disfrutar en todo momento de unas vistas inigualables y de sensaciones únicas.

A intervalos regulares el piloto accionará el quemador, ya sea para mantener el globo en equilibrio, flotando sobre el paisaje, o para conseguir que éste suba. Ese es todo el control que el piloto tiene del aerostato, hacerlo subir o bajar a voluntad, pues aunque sea difícil de creer en el siglo XXI, el globo no puede dirigirse, carece de todo lo necesario para tal fin. En el aire viajaremos a lomos del viento, dentro de él en realidad, a su misma velocidad, por lo que, volando, el globo es completamente estable. El aire sopla en distintas direcciones a diferentes alturas así que modificando la altura de vuelo el piloto tratará de encontrar las corrientes de aire que más le interesen y hacer que el globo vuele en la dirección más favorable.

Si bien, como decíamos antes, se han mejorado los materiales que se emplean para elaborar la vela del globo, así como los sistemas de combustión, es decir, los quemadores de propano, hay una importante pieza del equipo que se sigue construyendo con los mismos materiales y técnicas de hace más de 200 años: la barquilla. Se trata de una cesta de mimbre en cuyo interior lleva una estructura metálica y los cables de acero que permiten su fijación a la vela. Este material, que se teje artesanalmente es muy resistente y a la vez muy flexible, revelándose como la mejor solución, la más cómoda y segura, para constituir la particular cabina de los globos.

Un balcón entre las nubes
Desde tan privilegiado balcón entre las nubes, es frecuente descubrir todo tipo de animales que, sorprendidos desde el aire, contemplarán a su vez a esos extraños jinetes del viento que viajan silenciosamente sobre ellos. El mundo cambia al cambiar la perspectiva de quien lo observa y adquiere otra dimensión. Se hace más grande, al contemplar su extensión desde las alturas y comprobar lo insignificante que es el ser humano en el conjunto del paisaje; y a la vez se hace también más pequeño, al ser capaces de sumergirnos en su atmósfera y servirnos de las fuerzas de la naturaleza para viajar por el espacio.

A menos que se alcance una altura considerable en el globo no notaremos más frío que en tierra, a pesar de que la temperatura desciende 2ºC por cada 1.000 pies ((unos 305 metros). Es decir para volar no necesitaremos abrigarnos más de lo que lo estábamos en tierra.

En España, gracias a su habitualmente benigno clima, podemos volar durante todo el año, incluso en los meses más fríos del invierno, sin que la temperatura sea un impedimento para el vuelo. Eso sí, se eligen para volar los días más tranquilos, en los que el viento no supera una velocidad determinada, siempre buscando las condiciones de máxima seguridad. Sólo el viento y la lluvia pondrán límites a los aeronautas para pasear por el cielo suspendidos de sus burbujas multicolores de aire caliente.

Enamorarse del vuelo
Transcurrido el tiempo estimado de vuelo se toma tierra en un lugar apropiado para tal fin. Para ello el piloto selecciona alguno de los terrenos abiertos que el viento y el destino han querido colocar en su trayectoria. Dejando enfriar el globo o accionado la válvula del paracaídas se deja escapar el aire caliente para iniciar el descenso. Sujetándonos firmemente y flexionando las rodillas para anticipar el momento en el que la barquilla toma contacto con el suelo, pasajeros y piloto se preparan para uno de los momentos más divertidos del vuelo, el aterrizaje. Tras el mismo, en poco más de quince minutos, el equipo queda recogido y se procede a cumplir con la tradición aerostática de brindar con cava y a entregar los diplomas de bautismo aéreo.

Desde el comienzo de la actividad hasta que regresamos al punto de despegue en el vehículo de apoyo, habrán transcurrido unas tres horas de intensas emociones. Ese momento, imposible de olvidar, en el que habremos conseguido una de esas cosas que, según dicen, ha de hacerse al menos una vez en la vida, sólo tiene un riesgo: El de enamorarse del vuelo y querer experimentar una vez más la sensación de cabalgar sobre el viento, regresar a pasar más tiempo en las nubes, volver a volar con fuego.

Texto y fotografías: Cristian Biosca

Interesante y bonito Album de fotos de Globos Aerostáticos de Cristian

www.siempreenlanubes.com

3 Comments so far:

  1. cecilia dice:

    me uato mucho esta pagina,,,,,,,,,,,

  2. javier j briceño dice:

    que tela se utiliza para fabricarlo como se llama , cuanto metros osea los materiales como hago para tener las instrucciónes por favor expliqueme

    • Pasión por volar dice:

      Estimado Javier adjuntamos por email un pdf que te explica el vuelo en globo, sus componentes y te indica unos links donde podrás conseguir más información y asesoraminto en esta materia.
      saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »