Entrevista Carmelo M. Garrido, presidente AEPAL

Home  >>  Actualidad aéronautica  >>  Entrevista Carmelo M. Garrido, presidente AEPAL

Entrevista Carmelo M. Garrido, presidente AEPAL

On mayo 24, 2010, Posted by , in Actualidad aéronautica, tags , With No Comments

No solo ligera. A toda máquina que vuela, pese lo que pese 😉

Pues imagino que, como a muchos aficionados a la aviación, la cosa nos viene de nacimiento. No tengo antecedentes familiares, así que digamos que soy una mutación en mi familia.

Hay gente que nos define como aerotrastornados. Desde niños miramos al cielo al oír un avión y lo seguimos con la vista hasta que se pierde. Luego, al crecer, intentamos dedicar nuestra vida a este tema convirtiéndolo en profesión o en afición… o en las dos cosas.

¿Cuándo fue tu bautismo en el aire? ¿Tus primeras experiencias?

Mis inicios fueron tardíos. Cosas de la vida.

Tras años planteando mi vida y estudios para ser piloto militar, mi vocación frustrada, las cosas no me salieron bien. Con veintitantos años, y esa aspiración ya descartada, decidí que o me subía de una vez a un avión o se me escaparía también el tren de la aviación “por lo civil”.

Así que un día fui al centro de vuelos más cercano a mi casa y, tras un bautizo en un ULM básico de los de entonces (un Flamingo, la versión española del famoso QuickSilver) ya no pude parar. Pasé de ser un aerotrastornado a ser un aeroadicto que necesitaba “su dosis”.

Eran otros tiempos y otra aviación ultraligera, muy distinta a la de hoy, con aviones muy básicos unidos a una formación igualmente muy sencilla y, en consecuencia, posibilidades de evolucionar como piloto muy reducidas si no se daba el salto a la aviación general, a las avionetas, algo inaccesible para mi por aquel entonces y que luego me pude permitir.

Luego cada día quieres un poco más de esa droga, accedes a nueva formación que te lleva a obtener nuevas licencias y habilitaciones (y, con ello, te abres nuevos horizontes). Pruebas nuevos aviones, viajas más lejos, más rápido, más alto y, lo más importante, conoces a otros aeroadictos como tu… y te das cuenta de que no eres tan rarito como te decían en casa. Hay muchos otros como tu.

¿Cómo surgió la idea de crear y formar parte de AEPAL?

AEPAL nació como AEPUL, como asociación de pilotos de ultraligero. La idea fue de un puñado de pilotos encabezado por Marcos Chuliá, el primer presidente de lo que hoy es AEPAL, concienciados en que para defender los intereses de un sector no se puede ir por libre. Un tópico muy cierto: LA UNION HACE LA FUERZA.

Yo llegué a AEPUL cuando me enteré de que existía porque siempre he estado muy implicado en el mundo del asociacionismo y el voluntariado, y empecé ayudando en lo que buenamente podía y me dejaban.

Luego las circunstancias obligaron a los miembros de la actual junta directiva a hacerse cargo del timón y afrontar una serie de “modernizaciones”, como nuestro cambio AEPAL/AEPUL, para reflejar la realidad de los que ya estábamos dentro (porque muchos ya volábamos en Aviación General además de en ULM) y hacer una asociación más eficiente en la defensa de los intereses de los pilotos que ya estábamos y de los que están llegando. El nombre debía ser el reflejo de la realidad del libro de socios.

Y como alguien tenía que ser el presidente en la nueva junta, mis compañeros de la directiva dejaron que el más insensato (por lo que se le venía encima y no atinaba a prever) ocupara el cargo. Así que me tocó la china 🙂

¿Cuáles son los objetivos de AEPAL en este 2010?

Básicamente la consolidación de los servicios que prestamos a los socios y al sector en general, la creación de otros nuevos y continuar creciendo y consolidándonos como entidad representativa de la aviación ligera española, aunque ya seamos la que más socios y entidades asociadas representa en el país.

La evolución en los últimos años de la asociación ha sido casi exponencial en su número de afiliados, lo que nos ha obligado a mantener un ritmo de trabajo vertiginoso para intentar no defraudar a nadie con una constante reorganización de los recursos disponibles, que hasta ahora han sido principalmente el trabajo altruista de un puñado de socios voluntarios.

2010 también parece estar siendo el año de nuestro reconocimiento institucional, ya que parece que las distintas autoridades y administraciones han descubierto la importancia y el valor añadido que aporta nuestra asociación al sector, tras años siendo prácticamente ignorados.

Como nos dijo un funcionario de Aviación Civil hace tiempo, ellos no saben que hay “vecinos en el edificio” hasta que no se escucha el ruido… supongo que AEPAL ya hace suficiente ruido para ser tenida en cuenta.

En la actualidad ¿cómo definiría la situación de la aviación ligera española?

Lastrada y manteniendo el vuelo a duras penas. Como los aviones que vuelan mal por ir sobrecargados y con el peso mal distribuido por “paquetes” inútiles o mal colocados.

Tenemos el mejor entorno para la práctica del vuelo VFR en Europa, que es el que se practica mayoritariamente en nuestro sector, pero tenemos grandes dificultades para desarrollar este gran recurso endógeno de nuestro país por adolecer de una carencia sistémica de instalaciones adecuadas y dimensionadas para gestionar un número creciente de aeronaves y practicantes, formado en buena parte por “turismo aeronáutico” que recibimos de nuestros vecinos europeos y por cada vez más gente que descubre el vuelo, casi por casualidad, dada nuestra tradicional falta de cultura aeronáutica.

Esto se debe en gran medida a una normativa altamente restrictiva, anquilosada y poco adecuada a la realidad, ya que data de los años 80 y atendía a las necesidades de una aviación ligera y, sobre todo ultraligera, que poco o nada tiene que ver con la actual, ni en medios ni en dimensiones.

El sector tiene un potencial tremendo, como en otros países de nuestro entorno ya se ha más que demostrado, pero en España tendremos que trabajar mucho en la adecuación de las infraestructuras y la normativa (con el problema añadido de las múltiples competencias que intervienen en nuestra actividad, no solo de AESA) si queremos asentar las bases de un futuro prometedor, en la linea que están siguiendo nuestros vecinos europeos.

Yo soy optimista y espero que en los próximos años nos liberemos de algunos de esos “lastres”, resituemos los “paquetes” en el lugar en el que deben estar y aumentemos la cultura aeronáutica de la sociedad española, que está llena de tabúes hacia la aviación y aún no comprende muy bien de qué va eso de volar como afición, lo que muchas veces nos priva de las muchas sinergias y beneficios que supone una actividad que, en el resto de Europa (por no citar el “paraíso del piloto”, los EEUU), sorprende por su envergadura y aceptación social.

¿Cómo ve el futuro de la aviación ligera a nivel nacional?

Lo veo como un libro en blanco, ya que el que hay escrito tiene un tono amarillo de puro viejo, roto y emborronado, un libro que deberemos escribir entre todos (administración y administrados) poniendo un ojo en lo que otros han hecho antes que nosotros. Y mucho del texto deberá ser directamente copiado, porque en aviación, cuando una cosa funciona y está bien probada, no merece la pena ponerse a hacer experimentos peligrosos.

Somos conscientes de que nuestras autoridades no tienen los recursos necesarios para dirigir adecuadamente la “bola de nieve”, creciendo y corriendo pendiente abajo, en la que se está convirtiendo el sector de la aviación ligera, en especial la ultraligera, y que deberá hacer un esfuerzo de confianza en entidades como AEPAL para asesorarse, e incluso apoyarse en ellas, colaborando entre todos para realizar una mejor gestión del conocimiento y los recursos públicos y privados.

Así se lo hemos hecho saber y ya estamos dando algunos pasos que generarán el clima de confianza mutua necesario para ir de la mano en estos temas.

En otros países vecinos el sistema funciona muy bien así, las administraciones son menos paternalistas y delegan competencias en entidades colaboradoras que autogestionan el sector desde la responsabilidad y la eficiencia en la gestión.

Y para terminar ¿cómo definiría a los pilotos de aviación ultraligera?

Yo siempre los he comparado con los moteros y es un sector que conozco muy bien, ya que pertenezco a él desde hace muchos años. Son los “moteros del aire”… y son el futuro de la aviación privada y deportiva.

Gente de todas las clases y nichos sociales, a los que difícilmente podrás encasillar y saber su origen solo por ver la máquina que pilotan, que vuela según tus recursos y solo quieres pasar un buen rato los fines de semana y cualquier día libre que haga buen tiempo, cosa que es muy fácil que se dé en España.

El ULM es la más democrática de las aviaciones. Vuela desde el peón de albañil y el cirujano, hasta el catedrático universitario y su alumno. El civil y el militar, el profesional y el amateur… y no eres capaz de distinguirlos hasta que te los encuentras en su entorno social al día siguiente.

A veces te llevas grandes (y muy agradables) sorpresas por el perfil de personas que encuentras y conoces un domingo cualquiera comiendo chuletas a tu lado en un centro de vuelos de ULM o en cualquiera de los muchos “saraos” que se organizan.

Hay absolutamente de todo y no es más que un reflejo de la estructura de la sociedad española. Gente normal que comparte una afición minoritaria en España (que no en otros países) tratando de convivir con el resto, ayudando en cuanto se tiene una oportunidad para organizar una fiesta para pilotos y no pilotos, haciendo disfrutar a niños y no tan niños con un paseo o simplemente enseñando su avión a todo el que se acerca con curiosidad, sin olvidar la vertiente de colaboración con las autoridades para localizar incendios y otros temas (que las cosas desde arriba se ven muy bien y mucho más claras). En general, pilotos abiertos a interactuar con otros agentes sociales en la búsqueda del beneficio común y la diversión sana.

Como los moteros. Como debe ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »