El Autogiro Cap-14 La Deriva de Dirección

Home  >>  El mundo de la aviación  >>  El Autogiro Cap-14 La Deriva de Dirección

El Autogiro Cap-14 La Deriva de Dirección

On agosto 25, 2014, Posted by , in El mundo de la aviación, tags , , With No Comments

deriva-autogiro-peqEl Autogiro Cap-14 La Deriva de Dirección

LA DERIVA DE DIRECCIÓN

Colocada, directamente en el flujo de la hélice, conviene que sea lo más rígida posible con el fin de evitar vibraciones excesivas. Es aconsejable asegurarla, por medio de escuadras, fijadas, sobre el empenaje horizontal, para que no se deforme en vuelo y haga inestable el autogiro.

En el caso de una deriva monobloque, asegurarse de su buena fijación y de su perfecta rigidez, pues en ese caso hace también las veces de timón de dirección.

La deriva tradicional, es solidaria, del timón de dirección, por el intermediario de bisagras metálicas. Para mayor seguridad, el número de estas bisagras, no debe ser inferior a tres y tienen que ser, de calidad anticorrosión así como los ejes, que además, no deben poder soltarse.

Lo mejor, es la calidad “aviación”, pero es de lejos, lo más caro, mientras que en motonáutica, se encuentra un abanico de material similar, a un precio más asequible.

También por el intermediario de un almacén puede compulsar catálogos de proveedores, en los cuales vienen todas las características de sus suministros, con tipo de material empleado, peso, resistencia dimensiones, etc.

Entonces no tiene más que hacer el pedido de la pieza que necesita y se evita de adaptar mejor o peor un accesorio que se le parece.

Las derivas y timones de los primeros BENSEN eran recortados en una placa de “AU4G” de 4m/m de espesor. Las bisagras eran fijadas por remaches y, el conjunto era relativamente pesado.

Hoy en día, se prefiere el contrachapado aviación o marina lijado muy fino, imprimado y pintado con pistola. Para un mejor acabado la madera puede haber sido revestida de una fina capa de resina, en detrimento del peso.

Las nuevas técnicas tienden a reunir resistencia, ligereza y solidez. En este caso se trata de una especie de “sandwich”, compuesto de un perfil de espuma recortado en la forma adecuada y recubierto por ambas partes de una fina lamina, de madera o de aluminio. Las colas modernas, permiten realizar un encolado perfecto y resistente.

La otra ventaja de este sistema, es la posibilidad de realización de un plan de dirección con un verdadero perfil aerodinámico cuyos resultados no pueden en absoluto, ser comparados con los de una placa plana.

En todo caso, puede instalarse, en el plan de dirección, Un compensador vertical recortado en una pequeña placa de duraluminio, fijado en su tercio inferior y ligeramente doblado. Con ello se consigue mantener un pequeño ángulo de dirección, durante el vuelo, postura necesaria, para contrarrestar los efectos del par motor.

Es lo que se llama un “tab”. Una compensación similar, puede obtenerse en la construcción, orientando la deriva hacia la derecha o, a la izquierda. Cualquiera que sea, la solución adoptada, hay que tener en cuenta que la cima de la deriva debe tener una altura mínima correspondiente al eje del cubo de la hélice para su mayor eficacia.

autogiro-biplaza

El timón de dirección

Además de la asociación tradicional deriva-timón, tal como hemos visto precedentemente, hay que saber que existen, de los mismos, otros conceptos.

1º) La deriva monobloque.

Ha sido seguramente, inspirada en los hidroplanos (barcos de fondo piano, propulsados por hélice aérea). Esta deriva, como muy bien su nombre indica se compone de una pieza unica. Se trata de un eje vertical, solidario del tubo-quilla, sobre el cual es instalada formando cuerpo con dicho eje, el cual la articula a 25 % de la cuerda.

Tiene una eficacia superior a una deriva tradicional, aunque sus dimensiones son menores exceptuando en su altura, por razones imperativas de su instalación, ya señaladas.

2º) La deriva larga.

Seguramente inspirada en los aerodeslizadores (vehículos de fondo plano, que se deslizan sobre cojín de aire), los cuales son muy sensibles, a las variaciones, del par motor y a la deriva, debido al viento. Su altura es, por lo menos, igual al diámetro de la hélice y anula los pares de oscilación y balanceo desarrollados por el flujo helicoidal de la misma.

Además, mejora aproximadamente en un 15 % el rendimiento del motor, por eliminación, del arrastre de compensación causado por el ángulo de dirección de un timón convencional y, por enderezamiento del flujo de aire de la hélice. Esta innovación USA no ha hecho más que una pequeña aparición en Europa, seguramente a causa de una estética bastante discutible.

SparrowHawk-Gyroplane-deriv

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »