Coordinación del avión – técnica de vuelo

Home  >>  El mundo de la aviación  >>  Coordinación del avión – técnica de vuelo

Coordinación del avión – técnica de vuelo

avionetaCoordinación del avión – técnica de vuelo

El piloto siempre debe considerarse el centro de movimiento del avión, o el punto de referencia desde el cual los movimientos del avión son juzgados y descritos. Lo siguiente siempre será verdadero, sin importar la actitud del avión en relación a la Tierra.
–Cuando se aplica presión atrás sobre el control del elevador, la nariz del avión se eleva en relación con el piloto.
–Cuando se aplica presión hacia adelante sobre el control del elevador, la nariz del avión baja en relación con el piloto.

–Cuando se aplica presión a la derecha al control de alerón, el ala derecha del avión baja en relación al piloto.
–Cuando se aplica presión a la izquierda al control de alerón, el ala izquierda del avión baja en relación al piloto.
–Cuando se aplica presión al pedal derecho del timón, la nariz del avión se mueve (guiña) a la derecha en relación al piloto.
–Cuando se aplica presión al pedal izquierdo del timón, la nariz del avión se mueve (guiña) a la
izquierda en relación al piloto.

cabina-avion

Las explicaciones anteriores deben impedir que el piloto novato piense en términos de “arriba” o “abajo” con respecto a la Tierra, que sólo es un estado relativo al piloto. También hará mucho más fácil la comprensión de las funciones de los controles, especialmente cuando se realizan virajes escarpados y maniobras más avanzadas. Por consiguiente, el piloto debe ser capaz de
determinar correctamente la aplicación de control requerida para colocar el avión en cualquier actitud o condición de vuelo que se desea.

El instructor debe explicar que los controles tendrán una presión natural durante el vuelo y que se
mantendrán en posición neutral por su propia voluntad, si el avión se compensa correctamente.

Con esto en mente, el piloto debe ser advertido de nunca pensar en el movimiento de los controles, sino de ejercer una fuerza sobre ellos en contra de esta presión natural o resistencia. El movimiento de los controles no debe ser enfatizado; es la duración y cantidad de la fuerza ejercida sobre ellos la que efectúa el desplazamiento de las superficies de control y las maniobras del
avión.

La cantidad de fuerza que el flujo de aire ejerce sobre una superficie de control se rige por la velocidad y el grado en que la superficie se mueve fuera de su posición neutral o aerodinámica. Dado que la velocidad del aire no será la misma en todas las maniobras, la cantidad real que se mueven las superficies de control es de poca importancia; pero es importante que el piloto  maniobre el avión mediante la aplicación de suficiente presión de control para obtener el resultado deseado, sin importar cuán lejos se mueven en realidad las superficies de control.

Los controles se deben tomar suavemente, con los dedos, no agarrados y apretados. La presión debe ser ejercida en el control con los dedos. Un error común en los pilotos novatos es una tendencia a “estrangular el control”. Esta tendencia debe ser evitada ya que impide el desarrollo de “sentir”, que es una parte importante del control de la aeronave.

cabina-avion

Los pies del piloto deben descansar cómodamente en los pedales del timón. Ambos talones deben soportar el peso de los pies en el piso de la cabina con la planta de cada pie tocando los pedales individuales. Las piernas y los pies no deben estar tensionados; deben estar relajados al igual que cuando se conduce un automóvil.

Al utilizar los pedales del timón, se debe aplicar presión suave y uniforme presionando con la planta de un pie.

pedales-de-avion

Dado que los pedales del timón están interconectados, y actúan en direcciones opuestas, cuando se aplica presión a un pedal, se debe relajar la presión sobre el otro proporcionalmente. Cuando el pedal del timón se debe mover de manera significativa, los grandes cambios de presión deben ser hechos mediante la aplicación de presión con la planta del pie, mientras que los talones se deslizan a lo largo del piso de la cabina.

Recordar, la planta de cada pie debe descansar cómodamente en los pedales del timón para poder
sentir los más leves cambios de presión.

En resumen, durante el vuelo, es la presión que el piloto ejerce sobre la palanca de mando y los pedales del timón lo que hace que el avión se mueva alrededor de sus ejes. Cuando una superficie de control se mueve fuera de su posición aerodinámica (aunque levemente), el aire que fluye ejercerá una fuerza en contra de ella y tratará de devolverla a su posición aerodinámica. Es
esta fuerza la que el piloto siente como presión sobre la palanca de mando y los pedales del timón.

Bibliografía:

U.S. Department of Transportation

Federal Aviation Administration

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »