Aterrizar con viento cruzado

Home  >>  El mundo de la aviación  >>  Aterrizar con viento cruzado

Aterrizar con viento cruzado

viento_cruzadoAterrizar con viento cruzado

En aviación, se considera viento cruzado a aquel componente del viento que sopla perpendicularmente a la pista de aterrizaje creando dificultad en las maniobras que realizan los aviones. Las pistas de aviación están construidas de forma que el viento sea de cara la mayoría de veces en los aterrizajes y despegues. Si el viento cruzado es lo suficientemente fuerte a partir de un límite específico para cada aeronave se prohíbe el intento de aterrizaje, por lo que en caso de fuerte viento cruzado, y con más motivo si es racheado, la aeronave deberá pasar al aeropuerto alternativo.

Para aterrizar con viento cruzado hay dos técnicas basicamente. De-crab y Sideslip.

Metodo De-crab

de-crab

El objetivo de esta técnica es mantener las alas niveladas y el avión posicionado cerca de la línea central de la pista durante la aproximación.

Y hay que contrarrestar la deriva generada por el viento, dando la impresión de que el avión vuela de lado que tiende a echarnos al lado contrario del eje de pista, apuntando el morro del avión hacia el viento. Si se aplica el ángulo justo de corrección de deriva (o “crab angle”) y en condiciones de viento constante, el avión realizará toda la aproximación “mirando” hacia el viento, pero siguiendo una trayectoria sobre el suelo perfectamente alineada con la pista.

La trayectoria del avión se controla contrarrestando la fuerza del viento con el empuje de los motores. Las alas deben mantenerse niveladas durante toda la maniobra. Justo antes de tocar el suelo, sobre la cabecera de la pista, se corrige la trayectoria con el timón de dirección para eliminar el ángulo de corrección y alinear totalmente el eje del avión con el de la pista y se compensa con los alerones para mantener las alas niveladas y la altura de vuelo.

Metodo Sideslip

sideslip

También llamado en castellano resbale y se resume habitualmente con la frase “cuernos al viento, y pié contrario”. Se trata de contrarrestar la deriva generada por la componente cruzada del viento mediante el uso de los alerones, manteniendo baja el ala “al viento” y al mismo tiempo manteniendo alineado el eje del avión con la pista mediante el timón de dirección.

Este método, es el que habitualmente utiliza la aviación ligera. Y en la aviación comercial esta maniobra consiste en mantener el rumbo del avión alineado con la pista de aterrizaje. El control excesivo se debe de evitar porque se vuela inclinado y a lo largo de la trayectoria y podría suceder que la góndola del motor (engine nacelle) o piezas que sobresalen del ala (outboard wing flap) tocasen el suelo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »